Paso a paso: 12 consejos para que tu pelo crezca más rápido y fuerte

Probablemente más de una vez hayas buscado formas de hacer que tu cabello crezca más rápido, aunque puede que los consejos no hayan echo gran efecto. Pero, ¿qué pasaría si te explicara que el crecimiento no está sujeto solamente a los productos que usas?

Así es, que el pelo crezca rápido, sano y fuerte, depende también de las cosas que consumimos y no solamente de lo que usamos. Incluso, si tenemos baja alguna vitamina en nuestro cuerpo, puede que el cabello no crezca del modo que esperamos.

Si bien es importante conocer qué tipo de pelo tienes y cuáles son los productos más adecuados para cuidarlo, también hay un factor que considerar: la genética.

Y es que tus genes determinarán el ritmo de crecimiento del cabello y la longitud que alcanzará, así como también define si será liso o rizado.

Pixabay

La tricóloga y experta en pelo, Philip Kingsley, explica a la revista Women’s Health que “en la mayoría de los casos, el crecimiento es de 0,5 centímetros al mes y no hay nada que se pueda hacer para acelerarlo”.

No obstante, la especialista también indica que para el cuerpo, el pelo está en la lista como última prioridad, debido a que podemos vivir sin él. Por esta razón, es que una dieta inadecuada y las deficiencias de vitaminas y minerales, así como los altos niveles de estrés y los desequilibrios hormonales pueden afectar negativamente al crecimiento de las hebras.

Sin embargo, no hay que olvidarse del cuero cabelludo, ya que de este depende también el crecimiento del pelo. “El cuero cabelludo es el medio en el que el pelo crece. Por tanto, cuidar de él resulta esencial si quieres que el pelo te crezca largo y fuerte”, explicó anteriormente Kingsley a Vogue.

Pixabay

¿Cómo hacer que mi cabello crezca?

Como mencionamos anteriormente, los genes, factores medioambientales y hormonas afectan directamente al crecimiento del cabello, así que seleccionar los suplementos minerales y vitamínicos adecuados para contrarrestar cualquier deficiencia es el mejor primer paso posible para contribuir al crecimiento y prevenir que se rompa.

A continuación te dejamos doce consejos para ayudar a que tu pelo crezca sano y fuerte:

1. Asegúrate de consumir suficiente hierro:

Este elemento es vital para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Cuando carecemos de hierro en el organismo, damos paso a desarrollar anemia, una afección que se produce por la falta de glóbulos rojos o la presencia de glóbulos rojos disfuncionales en el cuerpo, lo que provoca una reducción del flujo de oxígeno hacia los órganos.

Esta deficiencia también incide en el crecimiento y fortalecimiento de pelo y uñas, por lo que tomar algún suplemento en caso de tener una baja de hierro, ayudará a cumplir nuestro objetivo en cuanto al cabello, y por supuesto, mejorar otros aspectos de nuestra vida.

Chris D’Souza, experto en cabello y cirujano de trasplantes capilares, dijo a la revista Women’s Health que “Cuando no tienes suficiente hierro, tu cuerpo no puede producir hemoglobina, para tu sangre. Ésta es la que necesita el oxígeno para reparar y hacer crecer tus células, incluidas las que alimentan tu melena”.

Pixabay

Para que tu cuerpo reciba el hierro suficiente, asegúrate de consumir alimentos que lo contengan, como por ejemplo verduras de hoja oscura, como las espinacas o acelga, al igual que las legumbres y la carne roja. También puedes asistir al médico y que te ayude con algún suplemento.

2. Aumenta tus niveles de zinc:

El zinc es un mineral esencial para la salud del crecimiento del cabello y para la protección del folículo piloso, pero el cuerpo no puede almacenarlo, por lo que es vital consumirlo regularmente, según explica D’Souza.

La deficiencia de zinc también causa pérdida del cabello, diarrea, lesiones en los ojos y la piel y pérdida de apetito. Además, puede provocar pérdida de peso, problemas de cicatrización de heridas, disminución del sentido del gusto y reducción de los niveles de concentración, de acuerdo al Instituto Nacional de Salud.

Este mineral lo puedes consumir en las semillas de calabaza, el marisco y el pescado, los huevos y las legumbres.

3. Consume alimentos ricos en selenio:

El selenio es un oligoelemento esencial. Esto significa que su cuerpo tiene que obtener este mineral en el alimento que usted consume, ya que las pequeñas cantidades de selenio son buenas para su salud.

Este mineral ayuda al cuerpo a producir proteínas especiales, llamadas enzimas antioxidantes. Estas participan en la prevención del daño celular y a proteger al organismo de sustancias tóxicas, según se explica en MedlinePlus.

Pixabay

En cuanto a su aporte para el cabello, el selenio ayudan a los folículos pilosos a combatir a los agresores ambientales, como la contaminación y los rayos UV, lo que a su vez puede hacer que el pelo crezca fuerte.

El pescado, los mariscos, las carnes rojas, los granos, los huevos, el pollo, el hígado y el ajo son buenas fuentes de este mineral.

4. Vitaminas ACE:

La sigla hace referencia al complejo vitamínico A C y E. La vitamina A ayuda al crecimiento celular. Puedes encontrar esta vitamina en el queso y los huevos, así como en los boniatos y la calabaza. La vitamina C contribuye a la producción de colágeno, un elemento importante para el crecimiento del cabello, y se encuentra en los pimientos, el brócoli y las espinacas (la vitamina C también ayuda a absorber el hierro).

La vitamina E proporciona aceites saludables y beneficios antioxidantes: todos los frutos secos y las semillas aportan cantidades abundantes, explica Eve Kalinik, terapeuta nutricional y especialista en salud intestinal a Women’s Health.

5. Aumenta el consumo de omega-3:

Los ácidos grasos esenciales omega-3 son importantes para aportar las grasas saludables que necesitamos ingerir a través de la dieta: proporcionan aceites que mantienen el cabello brillante y bien hidratado.

Los pescados es una de las grandes fuentes de este aceite, pero también puedes encontrar ácidos grasos en la carne ecológica alimentada con pasto, en los huevos ecológicos y en diferentes formas vegetales como la linaza, las semillas de chía y las nueces.

Pixabay

6. Recorta las puntas abiertas:

El pelo roto y las puntas abiertas no van a crecer más y deben desaparecer. Dejar las puntas abiertas en el pelo sólo significa que la división seguirá desarrollándose, lo que significa más rotura.

Jack Merrick-Thirlway, estilista, recomienda cortarse el pelo cada 8 o 10 semanas, si te dejas el pelo durante seis meses, se te pondrá largo, pero cuando te lo cortes, necesitarás 15 centímetros para que tenga un aspecto saludable.

7. Dejar de usar el calor para peinarte:

Utilizar una plancha de pelo puede eliminar la humedad de tus mechones, lo que significa un cabello quebradizo que se rompe. Si quieres que tu pelo crezca, intenta reducir el secado o cualquier tipo de peinado con calor a 5:2. Es decir, cinco días sin calor y dos días con calor.

Otro truco es asegurarte de que no usas agua muy caliente cuando te lavas el pelo, debido a que el calor abre la cutícula, lo que significa que se rompe cuando sigues con el secador. Si no puedes soportar una ducha tibia, aclara tus mechones con agua fría, justo al final.

8. Probar un suplemento:

Si tu dieta es rica y completa en cuanto a vitaminas y minerales, no necesitas suplementos capilares.

No obstante, D’Souza recomienda que si te cuesta consumir los alimentos anteriormente mencionados, puede valer la pena probar un un suplemento que sea rico en zinc y hierro.

Pixabay

9. No llevar el pelo recogido todos los días:

Los peinados apretados pueden dañar aún más el cabello afectado. La zona que soporta tensión la tensión de un moño, puede verse afectada por la rotura adicional del cabello y el pelo roto no crece. Intenta mezclar tu peinado la mayor parte de los días y deja que cuelgue suelto, algunas veces.

“Cualquier recogido o peinado que genere tracción, sobre todo, si esta es mantenida y se repite con frecuencia, puede predisponer a alopecia traccional o de tracción“, explica el dermatólogo Alejandro Martín Gorgojo, desde la Clínica Dermatológica Internacional a El País.

Este tipo de calvicie daña el folículo piloso, la base donde nace y se asienta el cabello. Como consecuencia de ese estiramiento antinatural, el pelo se puedan curvar e, incluso, romper. Otros se miniaturizan y crecen debilitados. A simple vista, lo que acaba viéndose es unza zona muy definida donde escasea el cabello, agrega el especialista.

10. Utilizar champú y acondicionador fortalecedores:

Para mantener tu cabello nutrido y sin roturas, para que pueda seguir creciendo, necesitas invertir un poco en los productos.

Por ejemplo, se recomienda el uso de productos libre de fosfatos, SLS, parafinas, parabenos, siliconas, además de un pH equilibrado.

También recomiendan productos de hidratación que tengan altos niveles de vitaminas, los cuales se pueden complementar con alguna mascarilla o tratamiento hidratante para el cabello.

11. Prueba un corte de tijera caliente:

Si bien esta técnica no es muy común, Merrick-Thirlway explica que esto significa es que el calor sella la cutícula del cabello mientras lo cortamos, de modo que no se rompe cuando se seca y se peina.

Este método se llama thermocut o corte con calor, porque se hace con tijeras atemperadas a unos 150 grados celsius. Esto es pura medicina preventiva capilar, porque para que el pelo esté brillante, flexible y sin encrespado no solo es importante mantener sana la cutícula exterior de keratina y melanina.

Pixabay

“Al cauterizar las puntas con calor, el pelo atrapa sus sustancias hidratantes y nutritivas naturales. Esto permite que crezca sano y sin resecarse ni romperse, con brillo, volumen y soltura”, explica la especialista Rogelaine Tomé Da Costa a Glamour.

12. Da prioridad a la salud del cuero cabelludo:

El crecimiento del cabello depende de la salud del cuero cabelludo; al fin y al cabo, este es el sistema de apoyo del cabello. El cuero cabelludo es simplemente una extensión de la piel de la frente y se beneficia de un cuidado similar al de la piel de la cara, así que utiliza un tónico o un suero diario para optimizar su estado.

“El cuero cabelludo es muy sensible al estrés. Cuando nos agobiamos, cuando tenemos ansiedad o depresión, sus efectos son mayor caída del pelo, cabello más graso, picor e irritación”, señala el doctor Vila-Rovira, cirujano y experto en cuidado capilar a la revista Vogue.

 

 

Fuente: biobiochile.cl